“La legalización del aborto reducirá los costos para el sistema de salud”

Sabrina Balaña es médica especialista en familia y general. Atiende en centros de atención primaria en Capital Federal y acompaña a las mujeres que deciden realizar un aborto. Por qué el aborto es una cuestión de salud pública y cuánto afectaría al presupuesto su legalización.

Desde hace más de 10 años, Sabrina Balaña acompaña a mujeres que deciden practicarse un aborto y conoce la realidad de la clandestinidad. Más de una vez tuvo que atender a mujeres en estados muy graves por haberse practicado abortos con perchas o elementos punzantes. Sabe, también, que la única posibilidad de evitar las muertes es a través de la legalización y que eso, además, significará una reducción notable el presupuesto en salud pública.

-El aborto se plantea como un tema de salud pública, ¿Por qué?

-El aborto en sí mismo es una situación que puede atravesar cualquier persona en su vida. Lo que se transforma en un problema de salud pública es el aborto inseguro. Eso es lo que provoca problemas en la salud de la mujer y muertes evitables. Con la legalización del aborto y la despenalización esos problemas se reducirían notablemente.
El ministro Rubinstein expuso sobre la reducción de costos que implica la legalización del aborto

-¿El aborto reduciría los costos para el sistema de salud?

-Notablemente. El ahorro está claro. De hecho hay un informe que habla de un 43% de reducción de costos. La realidad es que hoy las muertes por aborto representan un gasto enorme en las provincias ya que todas las prácticas y servicios que requiere una mujer que ingresa a un hospital por un aborto son muy elevadas: internación, cirugía, horas profesionales, recursos, etc. Y ni hablar si esa mujer se muere.

Lo que se quiere plantear es decir que se reducirá ese gasto porque una interrupción del embarazo segura es más económica porque en la mayoría de los casos no requiere ni cirugía, ni internación.

-¿Por qué es necesaria la legalización del aborto?

Hay muchos profesionales que efectivamente de alguna manera anteponen los valores religiosos y morales y deciden no acompañar a una mujer en una interrupción voluntaria del embarazo. Pero hay muchos profesionales que no tienen una postura clara tomada al respecto y prefieren no meterse en el tema justamente porque hoy realizar un aborto o acompañar a una mujer a hacerlo, es un delito. Entonces, si el aborto deja de ser un delito, esos profesionales que quizás dudan o quieren ayudar a las mujeres, lo hagan de forma segura en un hospital y centro de salud. Eso ampliaría notablemente el acceso de las mujeres a la salud y también reduciría no sólo las muertes por aborto sino también las complicaciones por los abortos clandestinos.

-¿Qué porcentaje de reincidencia hay en los abortos?

-Según las estadísticas que manejamos, es de un 40%. Y eso es una muestra clara de la deficiencia en la ley de salud sexual que no se cumple. Las mujeres no tienen acceso a la salud porque las niegan, las rechazan, no pueden adquirir métodos anticonceptivos, entonces no vuelven. Así estamos generando que se sostenga en el tiempo una situación muy grave. En los países donde el aborto es legal, donde hay un acompañamiento en el sistema de salud disminuye notablemente la tasa de aborto.

-En algunos lugares, sobre todo en las provincias, hay denuncias de faltantes de anticonceptivos, ¿Qué se sabe al respecto?

-En 2016 ocurrió un hecho que no fue muy visibilizado y al día de hoy tiene sus consecuencias muy graves. Es que se redujo un 70% la distribución de los métodos anticonceptivos a nivel nacional. Y eso hace que el gasto quede en manos de las provincias ya que si la Nación no puede garantizarlos, cada provincia decidirá si puede invertir en eso o no, y en caso de que no pueda o no quiera, queda reducido a las posibilidades de cada lugar. No hay un acceso garantizado para cada centro de salud por igual. Y eso repercute de manera directa en las mujeres. Una chica que iba a un centro de salud a aplicarse un método anticonceptivo inyectable, por ejemplo, va un mes y lo consigue pero quizás al mes siguiente no está y, o tiene que cambiar de anticonceptivos, comprarlo por su propia cuenta o no ir más a esa salita, lo que implica una pérdida enorme.

-Quienes se muestran en contra del proyecto dicen que la legalización es el camino más fácil para abordar el tema, ¿Qué pensás?

-Acompaño a mujeres en situación de aborto. Es una de los momentos más difíciles de atravesar, en su decisión y forma de atravesarlo. No creo que nada que involucra la decisión de hacer un aborto sea la más fácil. Eso es una respuesta moralista.

Hablar de legalización del aborto es sin dudas el camino más difícil porque es decirle al Estado que tiene que hacerse cargo. Es comprometerlo a que implemente la educación sexual y la salud sexual. El camino más fácil es ignorar el problema y hacer como si nada hubiera pasado mientras se siguen muriendo mujeres en la clandestinidad.

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

Check Also

Otra vez aumentó la nafta: es la segunda suba en dos semanas

El Gobierno autorizó un incremento en el precio de venta de los biocombustibles, por lo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *