La madre de Érica Soriano, antes del veredicto: “Mi hija iba dejar a Lagostena el día que desapareció”

A horas de que se conozca el veredicto por la desaparición y muerte de Érica Soriano, su mamá contó detalles reveladores que surgieron durante el juicio. “Realmente pude tener noción de lo que mi hija estuvo viviendo y no hay dudas de que la mató”.

Cada vez que María Esther nombra a Érica, sus ojos se llenan de lágrimas. Su relato es tan presente que no parece que hubieran pasado ocho años desde la última vez que vio a su hija.

Tras años de búsqueda, investigación y una causa que casi se archiva, este miércoles se conocerá el veredicto contra Daniel Lagostena, la última pareja de Érica y el único acusado de su desaparición y su muerte en un juicio que llegó casi de milagro.

Lagostena y Érica tuvieron una relación de ocho meses. Tras la muerte del padre de ella, Lagostena la convenció para irse a vivir con él a su casa en Lanús. Fueron cuatro meses de convivencia hasta que ella desapareció. “Todavía no puedo creer que hayamos llegado hasta acá. Lo único que espero es que este hombre no pueda hacerle más daño a nadie”, contó en una entrevista a minutouno.com.

El juicio comenzó el 4 de junio y las audiencias culminaron el martes pasado. Este miércoles a las 11 de la mañana los jueces del Tribunal de Lomas de Zamora dirán si Lagostena continúa en libertad o sale absuelto.

“Pasaron más de 42 testigos de los cuales la mayoría la conocieron a Érica. Fue muy duro para mí pero me llamó la atención el relato de las compañeras de trabajo de ella que son quienes pasaron más tiempo en los últimos días. Érica era una mujer divertida, alegre y feliz que cuidaba mucho su vestimenta, su apariencia. En el último tiempo estaba triste, estaba mal”, contó María Esther.

“Una compañera de trabajo con la que hablaba seguido contó que Érica había tomado la decisión de dejarlo y hasta había estado averiguando un departamento para alquilar cerca de mi casa. La noche que desapareció ella le iba a decir que se iba”, dijo la mamá. “Hoy sin falta hablo con Daniel”, le había dicho Érica a su amiga ese viernes.

Érica estaba embarazada de tres meses y era mamá de Florencia, una nena de 13 años que tiempo atrás había tomado la decisión de irse a vivir con su papá porque no soportaba la convivencia con Lagostena. La nena se quedaba todo el día con él porque no trabajaba. “No soporto más vivir con este hombre”, le dijo a su mamá y se fue. “Todo cambió para ella cuando Flor se fue, lo único que pensaba era en recuperar a su hija y estaba dispuesta a hacer cualquier cosa”, agregó María Esther.

Lagostena siempre dijo que Érica se fue el sábado 21 cerca del mediodía por su propia cuenta. Sin embargo la cartera con sus documentos y la ropa con la que supuestamente había salido estaban en la casa.

La mamá de Érica está convencida de que su hija no desapareció el sábado 21 de agosto, sabe que lo que pasó ocurrió el viernes 20 a la noche. “Nosotros perdimos todo contacto con ella desde las 10 de la noche. La última amiga con la que habló ese día le dijo que estaba discutiendo con Daniel”, contó.

“No tengo dudas de que Lagostena la mató. Qué hizo exactamente después no lo se. Sí que la hizo desaparecer”, dijo.

“Hay una percepción de todo lo que pasó que es el cuerpo del delito. El cuerpo de mi hija no está pero el cuerpo del delito es inmenso. Está lleno de contradicciones y mentiras que demuestran que no hay dudas que fue lo que pasó”, explicó.
Los antecedentes violentos de Lagostena

En el juicio tres ex mujeres de Daniel Lagostena declararon y contaron el calvario que tuvieron que vivir con él. Una de ellas había dicho en la instrucción que Daniel le había producido cuatro abortos espontáneos. Nunca, ninguna lo denunció. “Eso habla de la forma en la que él supo manipular a cada una de sus mujeres”, contó María Esther.

Otra ex pareja contó que no podía hacer nada sin Lagostena y cuando discutían, en el momento en que ella se iba a dormir él la despertaba con un baldazo de agua fría en la cama. “También contó que la ahorcaba hasta quedar sin conocimiento. Le pateaba la panza”, agregó la mamá de Érica.
Estrategia de la defensa y la revelación de una testigo clave

La defensa argumenta y sostiene que Érica no está muerta, porque su cuerpo nunca apareció, sin embargo todos y cada uno de los testigos que declararon dijeron que no había ningún motivo para que Érica se fuera así. “Jamás hubiera dejado a su hija. Era lo que más amaba en el mundo. Justamente iba a dejarlo a él para recuperarla a ella. Ella había tomado la decisión”, agregó la mujer.

Hubo una testigo, Viviana Correa, que durante el juicio contó que un día cuando hacía poco que Érica había desaparecido, estaba con su ex pareja Gabriel De Lío (hombre vinculado a casas de sepelios y crematorios) y vieron en la televisión una foto de Érica. Ella preguntó “¿Qué habrá pasado con esa chica?” y De Lío le contestó: “Ni me hable, yo sé que le pasó y eso me tiene mal. Daniel me contó la golpeó y ella cayó de cabeza contra la mesa ratona (donde encontraron manchas de sangre) y murió”. Según el relato de la testigo Lagostena habría llamado a Leandro De Simone, dueño de los sepelios La Paz para que lo ayude. Sin embargo cuando Gabriel de Lío declaró dijo que era lo que él pensaba no lo que Daniel le había contado.
Un billete de $2 reactivó la investigación

En 2015 se hizo viral un billete de $2 que decía: “Soy Érica Soriano. Estoy en San Luis. Ayuda”. Desde ese momento el teléfono de María Esther no paró de sonar. “Me llamaron de todos lados hasta de Perú, Ecuador, Colombia”. Pero hubo un llamado que cambió completamente el rumbo de la investigación gracias a una mujer que se contactó con ella y le dio el teléfono de un agente que trabajaba en la Unidad de Análisis Criminal (UAC) para que la ayudara con la investigación.

Se trató de Julio Di Marco. “Yo no te puedo prometer que voy a encontrar a Érica, pero sí que le voy a dedicar las 24 horas del día”, le dijo el hombre a María Esther y la causa comenzó a reactivarse. Estaba a punto de quedar archivada. Un año después gracias a la investigación que realizó junto con el fiscal Gerardo Loureyro y las escuchas que involucraban a Lagostena con crematorios y sepelios, lo detuvieron.

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

Check Also

Juan Schiaretti puso la banda de gobernador sobre el ataúd de De la Sota

Familiares y amigos despidieron los restos del ex gobernador de Córdoba, quien falleció este sábado …